Emoción cocinas. Elección de electrodomésticos

Emoción cocinas.Elección de electrodomésticos

Antes de comenzar a diseñar la cocina que deseamos, debemos tener claros dos conceptos fundamentales en lo que respecta a los electrodomésticos que pondremos.

Es muy importante decidir el tipo de campana o grupo extractor o filtrante que queremos. Y se debería elegir en función de dos parámetros fundamentales:

  • Ubicación idónea
  • Uso

Dependiendo de si vamos a colocar una isla de cocción, de que tengamos sitio suficiente para colocar una campana decorativa, de que nos guste más la opción de “todo integrado” o de que el espacio sea un bien escaso en nuestra cocina, tendremos las siguientes alternativas:

  • Para una isla es necesario una campana del mismo tipo, ya que será un aparato específicamente diseñado para esa distribución y podrá observarse por sus cuatro costados.
  • Las campanas denominadas “decorativas” visten mucho y casi se convertirán en el centro de atención primero de nuestra cocina. Es recomendable que siempre sean más grandes que el plano de cocción. Ejemplo: para una vitrocerámica de 60 cm de ancho se debería colocar una campana de 70 cm o de 90 cm.
  • Los grupos extractores son aparatos que se colocarán dentro de un mueble como el resto que tengamos, por lo que pasará totalmente desapercibido.
  • Las campanas denominadas “extraíbles” nos permitirán colocar un mueble en su parte superior que podremos usar como especiero o cualquier otro uso. Solo tienen visible una pequeña pestaña de unos 4 ó 5 cm.
  • Las campanas o grupos que no sean extractoras sino filtrantes, realizan una recirculación del aire que recogen – pasándolo por distintos filtros (de carbono, etc.) – y vuelven a soltarlo (se supone que limpio y sin olores) en nuestra cocina. Por pura lógica su acción será más limitada que la extracción – fuera del recinto – de los humos y olores. Y, además, necesitarán un cambio de filtros con la frecuencia que el fabricante indique (los filtros de carbono no son lavables).

También es necesario decidir si los electrodomésticos que tendremos en nuestra cocina serán de los denominados “de libre instalación” o “free standing”. O, por el contrario, serán “encastrables” o “Built-In”.

Esto es imprescindible a la hora de diseñar ya que tendremos que dejar los huecos para los aparatos “de libre instalación”, o contemplar las puertas que necesitarán los de “encastre”. Ya que, estos últimos son electrodomésticos diseñados para que incorporen las mismas puertas que el resto del mobiliario de nuestra cocina y – por lo tanto – quedarán totalmente disimulados como un mueble más.

España es el único país de Europa en el que tenemos la costumbre de encajonar un frigorífico o combi dentro de un nicho de mueble que, prácticamente, no le permite trabajar bien. Hay que tener en cuenta que un frigorífico (o congelador) es un aparato que necesita imperiosamente tener un trasvase del calor que genera en su evaporador (especie de radiador) que llevan en la parte posterior. La mala ventilación del aparato redundará en su capacidad de funcionamiento, en su rendimiento y en las averías y ciclo de vida útil.

Por tanto, si nuestra decisión es tener un frigorífico, combi o congelador  “free standing”, aconsejamos que quede solo, suelto o anexo al mueble que remate nuestra cocina.

También es muy importante elegir el tamaño del lavavajillas en función de las personas que, normalmente, habiten nuestra casa. Para una familia de hasta cuatro miembros es más que suficiente un lavavajillas de 45 cm de ancho, y nos permitirá disponer de más espacio de mobiliario de almacenamiento que si colocamos uno de 60 cm.

Sobre el autor

Contestar

*

captcha *